Estàs aquí

Anotaciones de la charla "Diálogo con mi increyente interior" de José Ignacio González Faus, sj

El pasado martes 10 de noviembre tuvimos la presencia de J.I. González Faus que nos brindó otra de sus magistrales charlas sobre la FE. Gracias a una de las participantes ( Casilda Santamaría ) os podemos hacer llegar un pequeño resumen de lo que fue esta charla. Aquí os lo dejamos:

“La fe sin dudas no es fe, es certeza”

“Dios es un misterio sobrecogedor y acogedor”

Parte de seis increyentes que todos podemos llevar dentro:

  • Dónde estás Afirmación de la persona ante las dificultades. Esta persona generalmente no ha terminado de culminar la experiencia de Dios. Ante estos casos es importante volver a la experiencia primera para no perdernos.
  • Me da la gana Es la reacción del pagano y con ésta hay que tener cuidado porque a veces la afirmación puede tener razón
  • No hay nada La fe no es cosa de argumentos, muchos místicos han experimentado esta afirmación, pero por experiencia su postura fue: Si no puedo creer siempre puedo amar
  • Con qué me quedo La multiplicidad de ofertas (religiosas¿?) ha de ser afrontada desde una identidad consolidada. Hay que tener una espera paciente para ver la verdad. Se puede aprender de todos sin perder la identidad.
  • Cerrado por defunción Desde el renacimiento hasta nuestros días se han ido difuminando las presencias. La mayoría de edad del mundo lo ha liberado de supersticiones. El mundo es autónomo, por lo que ya no hay nada más. La experiencia de laicidad nos llega ya interpretada. Hemos deificado la ciencia y negamos el diálogo entre ciencia y fe. El cristianismo en un momento determinado desencantó al mundo. Dios actuará en este mundo a través de nosotros, la pregunta que debemos hacernos es, ¿qué hago yo ante los avatares de la vida?
  • Seguridad ante todo Cuando la seguridad se convierte en absoluto. La fe no es seguridad en todo caso es confianza. La Iglesia necesita una confianza atrevida.

El Evangelio es para todos, incluso para los no creyentes. La mayor felicidad a la que podemos aspirar es a vivir con sentido.

Etiquetat com a: